Yoga para rejuvenecer

Si te sientes cada vez más cansado, agotado, envejecido... Tranquilo, no estás sólo. Estás a tiempo de rejuvenecer gracias al yoga y sentirte más vivo y animado.

Yoga para rejuvenecer

Las demandas diarias de trabajo, la familia, las cuentas, el ejercicio y más cosas, pueden conducir a una increíble fatiga que prospera sin poder evitarla y te hace estar en modo de supervivencia. Antes de darnos cuenta, nuetro cuerpo y mente han entrado en un continuo estado de "lucha o huida". Nuestra percepción mental puede llegar a distorsionarse, aumentando el miedo y alterando el juicio. Tratar de hacer malabarismos con todos estos aspectos de la vida puede conducir fácilmente a la tensión, la ansiedad, la falta de sueño y sentir cómo la mente nunca se apaga.

Si estamos en ese camino estresante un tiempo sentiremos que es vital parar, respirar, relajarse, observar y rejuvenecer. Si piensas que no tienes tiempo para cuidarte a ti mismo, debes buscarlo. No debes sentirte culpable o avergonzado por ponerte en primer lugar. Estando tu bien, podrás ayudar a los demás. Como ejemplo, piensa en las instrucciones de las azafatas de vuelo. Si las máscaras caen en caso de emergencia, se te indica ponerte tu máscara la primera antes de ayudar a otros. Sucede lo mismo en la vida. Una persona ha de ser clara, tranquila y equilibrada en su propia vida antes de tomar el cuidado de otras personas o tareas de manera eficiente y con alegría.

El yoga puede ayudarte a rejuvenecer, reduciendo la velocidad de la vida. Las posturas de yoga restaurativas centran su atención en la respiración. La respiración ralentiza el sistema nervioso, lo que le permite controlar el estrés y las emociones con más paciencia y claridad.

Los siguientes cuatro poses te adentran en un profundo estado de relajación y meditación. También ayudan a reducir el estrés y restaurar el rejuvenecimiento.

Marjaryasana/Bitilasana: Postura del gato y Postura de la vaca

Comienza a cuatro patas con las rodillas alineadas directamente bajo las caderas y las muñecas ligeramente en frente de tus hombros. Comienza con la cabeza en una posición neutral, mirando al suelo. Inhala, alrededor de tu columna vertebral hacia el cielo y manteniendo los hombros y las rodillas en la posición (pose de gato).

Deja la cabeza hacia abajo y suelta, metiendo la barbilla ligeramente hacia el pecho. Al exhalar, regresamos a la posición neutral. Inhala y levanta las caderas hacia el cielo sintiendo como cae el vientre hacia abajo (pose de la vaca). Siente como estira la columna vertebral. Levanta la cabeza y mirar hacia adelante. Exhala y vuelve a la posición neutral. Repite de 10 a 15 veces más alternando entre la postura de la vaca y el gato. Recuerda respirar profundamente.

Yoga para rejuvenecer el rostro

Balasana: Postura del Niño

Arrodíllate en el suelo, con los dedos gordos juntos tocándose, y siéntate sobre los talones. Separa tus rodillas a la anchura de las caderas y toma una inhalación profunda. Exhala, y dobla hacia delante para que tu torso descanse sobre los muslos internos, colocando la frente en el suelo. Coloca las manos en el suelo al lado de tu torso con las palmas hacia arriba. Dibuja el cóccix hacia abajo y relaja el cuello y los hombros hacia el suelo. Respira profundamente y permanece en esta postura del niño durante 5 a 10 minutos.

Baddha Konasana: Postura del ángulo envolvente

Siéntate con las piernas estiradas hacia fuera delante de ti. Si tus caderas o ingles son estrechas y sufren, siéntate sobre una manta. Dobla las rodillas, y une las plantas de los pies hasta que se junten, sacando tus talones hacia la pelvis lo más cerca posible. Sujeta los lados de los pies y coloca las rodillas hacia los lados. Mantén los bordes exteriores de los pies firmemente en el suelo y abre tus pies como un libro. Mete la barbilla hacia el pecho y respirar de manera constante. Para tomar la pose más profundamente, exhala e inclínate hacia adelante a medida que trazas una línea entre la corona de tu cabeza hacia los pies abiertos. Permite que los huesos de sentarse tracen líneas hacia abajo. Respira profundamente y permanece en posición durante 5 a 15 minutos.

Con esta postura de yoga rejuvenecerás estirando el interior de los muslos, la ingle y las rodillas. Estimula el corazón y mejora la circulación. Ayuda a reducir la depresión leve, la ansiedad y la fatiga.

Savasana: Postura del Muerto

Acuéstate en el suelo boca arriba. Separa ambas piernas extendidas y sueltas cada una hacia un lado con la distancia de las caderas entre sí. Permite que los pies se doblen por igual hacia el suelo y coloca ambos brazos en el suelo al lado del torso, con las palmas hacia arriba. Relaja el coxis hacia abajo y lejos de la pelvis, suavizando la espalda baja. Dibuja una línea desde los hombros hacia abajo y lejos de las orejas y manten el cuello alineado. Al suavizar el cuerpo, relaja la mandíbula y respira normalmente. Descansa aquí durante 5 a 15 minutos.

Con la postura del yoga Savasana para rejuvenecer calmarás el cerebro y ayudarás a aliviar el estrés y la depresión leve. Relaja el cuerpo y reduce el dolor de cabeza, la fatiga y el insomnio. Ayuda a disminuir la presión arterial.