Yoga para piernas

Ejercicios de yoga para fortalecer piernas

Yoga para piernas

El yoga ayuda a fortalecer, estirar y tonificar tus piernas. Existen muchas poses para estirar y fortalecer los cuádriceps, los isquiotibiales y los músculos de las pantorrillas. Presta atención a la dirección de pies en las poses. El peso debe distribuirse uniformemente en ambas partes, tanto el interior como el exterior del pie. Levanta y separa tus dedos de los pies para contrarestar con tus músculos de las piernas.

Forward Bends

De pie, dóblate completamente hacia delante manteniendo las piernas estiradas mientras la cabeza y parte superior del cuerpo se pliegan. Este ejercicio ayuda a estirar los músculos isquiotibiales y los músculos de la pantorrilla. Si notas excesiva presión en los músculos de las piernas con esta postura, puedes doblar ligeramente las rodillas. Para un estiramiento de la pantorrilla más profundo, podemos colocar una estera enrollada o una manta debajo de las puntas de los pies y mantener los talones pegados al suelo.

Con las flexiones hacia delante también se trabajan los músculos de los pies y los tobillos. Asegúrate de mantener los pies firmemente conectados a tierra.

Estocadas

Las estocadas estiran los cuádriceps, los isquiotibiales y los músculos de la pantorrilla y fortalecen las piernas en general. En la misma posición de la flexión hacia delante, pasamos la pierna hacia atrás y doblamos la rodilla delante de modo que el muslo quede paralelo al suelo. Mantenemos la pierna de atrás levantada.

Para añadir más dificultad, bajamos la rodilla trasera hacia el suelo - mejor sobre la estera para acolchar - levantamos la espinilla de esa pierna por detrás de la espalda sujetando el pie con la mano.

Para un estiramiento isquiotibial añadido, mantenemos la rodilla hacia atrás en el suelo y estiramos la pierna delantera en línea recta, colocamos el talón en el suelo y flexionamos el pie.

Repetimos las tres variaciones con el lado opuesto.

Postura de la silla

Yoga para adelgazar piernas

La postura de la silla trabaja los isquiotibiales, cuádriceps y los músculos traseros de la pantorrilla, el gastrocnemio y el sóleo. Desde una posición de pie, tomamos una postura de silla hacia atrás y hacia abajo de manera que los muslos queden paralelos al suelo. Involucramos los músculos de la base para estabilizar la columna vertebral y mantener el pecho levantado. Levantamos los brazos sobre la cabeza, pero relajamos los hombros. Debemos asegurar de que las rodillas miran al frente como los dedos de los pies.

Postura del perro boca abajo

La pose del perro boja abajo es un estiramiento general eficaz para los músculos de los glúteos y la parte posterior de las piernas. Doblamos las rodillas, alcanzamos los muslos hacia atrás y sacamos el cóccix mientras lentamente enderezamos las piernas. Presionamos firmemente en la punta de los pies y llevamos los talones hacia atrás y hacia abajo para trabajar los músculos de las pantorrillas y los isquiotibiales. Es muy probable que los talones no toquen el suelo. Levantamos una pierna hacia arriba en división con la postura del perro boca abajo, manteniendo el pie opuesto firmemente presionado contra el suelo. Repetimos con el otro lado del cuerpo.

Postura de las piernas arriba de la pared

La pose restauradora de las piernas hacia arriba en la pared administra a las piernas un descanso y un suave estiramiento ya que se suministra a los órganos sangre fresca, circula líquido linfático que calma la mente, regula la presión sanguínea y relaja el cuerpo. Siéntate sobre una almohada o una manta plegada y balancea las piernas hacia arriba de la pared. Podrás tumbarte y estirar los brazos hacia los lados. Mantén esta posición durante al menos 5 minutos. Se trata de una pose útil para piernas cansadas, sobre todo si están hinchadas.