Yoga para la tercera edad

El yoga no está solamente pensado para los jóvenes y los ágiles. Muchas personas en la tercera edad están desmotivados por el yoga porque piensan que no van a ser capaces totalmente de hacer muchas de las poses, que no van a experimentar los beneficios de las mismas. Lo que ellos no saben es que el yoga no es competitivo y que las poses pueden ser modificadas para satisfacer las necesidades individuales de cada persona. Puede ser que nunca se consiga ser capaz de doblarse a sí mismo en un pretzel pero aún y así, se puede disfrutar de los beneficios del yoga.

Yoga para la tercera edad

Muchos de los síntomas que padecemos con la edad pueden ser aliviados mediante la práctica de yoga. Las posturas suaves de yoga, junto con la relajación mediante la respiración trabajan para reducir el estrés, la fatiga y el dolor, además de reducir el riesgo de lesiones relacionadas con caídas.

Yoga para incrementar la flexibilidad y estabilidad

Una gran preocupación entre las personas de la tercera edad y sus cuidadores es el riesgo de caídas. Si bien no hay método infalible para prevenir completamente un resbalón accidental, el yoga puede ayudar a trabajar sobre cómo evitarlos. La práctica del yoga ayuda a aumentar suavemente nuestra flexibilidad a la vez que nos ayuda a mejorar nuestra estabilidad. Cuanto más flexibles y estables estamos, menos probabilidades hay de caernos.

El yoga estira el cuerpo y puede ayudar a los ancianos a mantener una buena amplitud de movimiento a medida que envejecen y prevenir contra las caídas. De hecho, hay un viejo dicho yóguica que dice: "el cuerpo es tan joven como tan flexible es la columna vertebral".

Dormir mejor

Si se sufre de falta de sueño, el yoga para la tercera edad puede ser capaz de ayudar a dormir mejor cada vez. En vez de encender el televisor o distraerse en el ordenador portátil, puede probarse con una secuencia de yoga suave para ayudar a relajarse y calmar nuestro monólogo interior. Las posturas de yoga están diseñadas para llevar nuestra conciencia hacia adentro para relajarnos mientras estiramos y relajamos el cuerpo. Una mente y un cuerpo relajado deriva en el sueño con más facilidad y dará lugar a un sueño más profundo. Mejorar el sueño ayuda a reducir la fatiga y otras dolencias que aparecen con la privación del sueño.

Cerca de la mitad de todos los adultos mayores reportan problemas de sueño incluyendo insomnio y noches de vigilia. Los investigadores de la Universidad de Harvard han descubierto que el yoga en realidad ayuda a conciliar el sueño más rápidamente y permanecer dormido durante toda la noche. Las técnicas de respiración y relajación que conforman la columna vertebral en las posturas del yoga se traducen en la mejora de la calidad del sueño.

Salud mental

En el momento en que pisas el tatami empieza un tiempo para estar preocupado sólo de ti. Es un tiempo para olvidarse de las preocupaciones del día a día y enfocar la atención hacia dentro. Concéntrate en tu respiración y observa cómo tu cuerpo se está sintiendo. Tomarse tiempo del día para centrarse en tu yo interior ayuda a identificar las fuentes de estrés, así como aliviar el estrés que estás experimentando. Aliviar el estrés va a mejorar tu estado de ánimo y tu bienestar general.

Beneficios del yoga para la tercera edad

Para las personas de la tercera edad que luchan contra la osteoporosis, la artritis, el dolor crónico y otras enfermedades, mantenerse fuertes, saludables y activos puede ser un desafío.

Las investigaciones demuestran que una práctica de yoga modificado puede ser una terapia eficaz para mejorar la salud y el bienestar de las personas mayores.

Asanas para tercera edad

Los movimientos lentos y suaves que participan en yoga son excelentes para ayudar a los adultos mayores con movilidad limitada que integran el movimiento y el ejercicio físico a sus vidas. A diferencia del entrenamiento con pesas, el yoga es un ejercicio de bajo impacto, ligero para las articulaciones y que tiene un bajo riesgo de lesión.

Reduce la presión arterial

Un estudio reciente encontró que los adultos que hicieron yoga de 2 a 3 veces por semana durante 6 meses experimentaron un descenso estadísticamente significativo de la presión arterial, lo que demuestra que el yoga podría tener un efecto positivo en las personas con hipertensión, especialmente cuando se utiliza junto con otras modificaciones de estilo de vida, incluyendo una dieta saludable.

Alivio del dolor

La sobremedicación es un problema generalizado entre la población de edad avanzada, especialmente para aquellos que sufren de trastornos de dolor crónico como la fibromialgia. Por suerte los que luchan con el dolor crónico pueden participar en las clases de yoga si quieren probar un método libre de medicamentos para tratar los dolores y encontrar alivio. En numerosos estudios de investigación, los pacientes que practican yoga han visto reducciones en el dolor articular, rigidez muscular y la incomodidad física en general. Los movimientos fluidos permiten que las articulaciones inflamadas se deslicen suavemente sobre las otras, ayudando a aumentar el alivio.