Yoga para el estrés

Yoga para aliviar el estrés

La vida puede ser estresante. Para empezar, por la apretada agenda que nos espera cada día - despertarse muy temprano para ir a la escuela, estudiar a altas horas de la noche debido a los exámenes, intentar asistir a todas las actividades deportivas, el trabajo y las comidas. Son muchas cosas para equilibrar.

Yoga para el estrés

Los temas cotidianos pueden agregar estrés emocional también, como tener que aconsejar a un amigo en una ruptura, lamentar un desacuerdo con uno de los padres, tener que tomar una decisión importante o que alguien aplique presión sobre ti. Si tenemos mucha de esta información en nuestra mente, es fácil que nos sintamos estresados.

Hay muchas maneras diferentes de enfrentar el estrés. Hablar con los amigos, hacer ejercicio, o ver a un psicólogo por ejemplo, sólo son unos pocos. El yoga puede ayudar a reducir el estrés, ya que promueve la relajación, que es el opuesto natural del estrés. El yoga puede beneficiar a tres aspectos de nosotros mismos que a menudo se ven afectados por el estrés: nuestro cuerpo, mente y respiración.

No tienes que esperar a sentirte estresado para hacer yoga, y no debes, en verdad. Las personas que hacen un poco de yoga cada día a menudo encuentran que son más capaces de manejar las cosas cuando la vida se vuelve un poco loca. La práctica del yoga se basa en la capacidad de calmar, enfocar, equilibrar y relajar.

El yoga es más que un estiramiento

Mucha gente piensa en el yoga como una clase de estiramientos o torsiones del cuerpo en varias figuras imposibles. Pero el yoga es más fácil de lo que parece. Hay poses sencillas, así como complicadas, así que hay opciones según cada habilidad. El yoga no requiere ninguna equipación especial, por lo que se puede hacer casi en cualquier lugar.

Las posturas de yoga son un buen ejercicio y puede ayudar a relajar los músculos tensos en el cuerpo. Las zonas del cuerpo que tienden a llevar la mayoría de la tensión son el cuello, los hombros y la espalda. Sin embargo, otras partes del cuerpo (como la cara, la mandíbula, los dedos o las muñecas) también pueden beneficiarse de estiramientos de yoga simples.

El yoga es mucho más que un simple ejercicio físico. La clave para obtener el mejor provecho de cada pose es centrarse no sólo en el cuerpo, sino también en la mente y la respiración.

Yoga para reducir el estrés

Yoga para combatir el estrés

Cuando estés en una pose de yoga, piensa en cómo puedes unir tu cuerpo con la mente y la respiración. Incluso una pose simple como la postura de la montaña es un calmante para el estrés cuando uno se concentra en mantener una respiración lenta y regular, y se visualiza a sí mismo firme como una montaña.

Céntrate "en el momento". Cuando estamos bajo estrés, estamos a menudo pensando en lo que tenemos que hacer en el futuro (Tengo que hacer...) o lo que podríamos haber hecho mejor en el pasado (Desearía no haberlo hecho así...). En lugar de dejar que los pensamientos vaguen mientras haces yoga, piensa en lo que hacen tu cuerpo y respiración en ese momento. Nota como se siente un músculo en particular o una zona del cuerpo. Concéntrate en respirar lentamente a medida que tu cuerpo se extiende en altura, y exhalas lentamente mientras te acurrucas.

Estar en el momento, vivir el momento, ayuda a construir y trabajar en la capacidad de enfocarse y concentrarse, lo que ayuda en todos los aspectos de la vida, aún y cuando aparece el estrés.

Utiliza la respiración cuando las cosas se pongan difíciles. Cuando sientas que una pose de yoga es difícil, imagina cómo envias tu respiración a la zona de tu cuerpo que se siente tiesa o apretada. ¿Te ayuda? Puedes utilizar esta habilidad en el resto de tu vida, también. Cada vez que algo te resulte un reto - un problema de tarea difícil, una discusión con uno de los padres - trata de concentrarte en tu respiración. Te sorprenderá lo bien que resulta en esa situación.

Clase de yoga contra el estrés

Trata de asistir a una clase de yoga semanal o utiliza un DVD de yoga para ayudarte a aprender algunas posturas de yoga. Hay clases, así como DVD de yoga creados especialmente para personas que sufren estrés.

También puedes incorporar posturas de yoga simples en tu vida diaria para ayudar a manejar los momentos de estrés. He aquí algunas ideas:

  • Antes de una prueba. Haz rotaciones de cuello y hombro fáciles en tu escritorio para aliviar la tensión muscular en el cuello, los hombros y la espalda. Apreta y relaja los dedos y las manos. Estos ejercicios se pueden tomar durante 30 segundos, y se pueden repetir tantas veces como se necesite.
  • Mientras estudias. Prueba algunos movimientos de yoga simples para ayudar a relajar las áreas que hayan podido tensarse mientras estudiabas. Las rotaciones del cuello y los hombros pueden aliviar la tensión en la espalda y los hombros. Dobleces y giros aliviarán la tensión de la espalda baja y lumbar. Da un mini-masaje a tu cara para ayudar a aflojar la mandíbula tensa. Las posturas de equilibrio, como la pose de árbol, puede ayudar a enfocar tu energía para que puedas concentrarte en lo que tienes que hacer.
  • Antes de acostarte. Haz unos cuantos estiramientos de yoga antes de acostarte para ayudarte a relajarte - especialmente si tienes muchas cosas en tu mente. Las poses donde te doblas hacia adelante, como la pose del niño, tienden a calmar. Te permiten desconectarte del resto del mundo y sentirte tranquilo y pacífico. Permanece en una postura doblada hacia delante durante 3 o 4 respiraciones de desaceleración completas, y permite que tu cuerpo y mente se relajen.