Yoga para dormir

La falta de sueño y el estrés pueden convertirse en un círculo vicioso. A menudo tenemos problemas para conciliar el sueño porque estamos preocupados y ansiosos, y a su vez, el hecho de que no hayamos dormido lo suficiente nos estresa ​​al día siguiente. De acuerdo con algunas encuestas, la privación del sueño es una fuente importante de estrés entre los adultos.

Yoga para dormir

Ahí es donde entra en juego el yoga para reducir los niveles de estrés, calmar la mente y aliviar la tensión en el cuerpo, la práctica relajante puede ser un remedio natural del sueño eficaz. Algunos posturas para el descanso y la inversión pueden ser particularmente útiles para combatir la inquietud e insomnio, especialmente cuando se practica en la tarde o en la cama antes de ir a dormir.

Posturas de yoga para dormir

Pliegue Fácil hacia delante (pose Sukhasana)

La postura fácil de inclinación hacia delante es accesible incluso para los principiantes, y se puede intentar antes de acostarse. Si tus caderas son estrechas, se aconseja sentarse encima de una almohada para hacer la pose un poco más relajante.

Esta postura puede ser muy buena para el sueño. También alivia la tensión y permite que las caderas se abran creando una sensación general de facilidad en el cuerpo.

Plegado hacia delante permanente (pose Uttanasana)

Para realizar esta postura nos colocamos de pie con los pies un poco separados y doblamos el tronco hacia el suelo, alcanzando con los brazos el suelo o doblando los brazos y acaparando la mano opuesta al codo opuesto. Además de ayudar a aliviar los dolores de cabeza y el insomnio, la postura puede también ser útil para disminuir los niveles de estrés.

Postura del Niño (Balasana)

Es la pose del descanso por excelencia en muchas clases de yoga, la postura del niño ayuda a calmar la mente y aliviar la tensión en el cuerpo. Dobla el torso sobre las piernas con los brazos extendidos o por los lados, y descansa la frente en el suelo.

Como sugerencia puedes tomar respiraciones largas y profundas. Puede masajearse la frente de izquierda a derecha para aliviar la tensión en el punto de la frente.

Pose del arado (Halasana)

Posturas de yoga para antes de dormir

Se recomienda permanecer en la postura del arado de uno a cinco minutos para dormirse más fácilmente. Acostarse sobre la espalda, levantar las piernas por encima de la cabeza y luego llevarlas al suelo por detrás nuestro. Colocar las manos, ya sea en el apoyo de la espalda o en el suelo.

Postura de las piernas en la pared (Viparita Karani)

Esta postura simple, realizada contra una pared, es excelente para relajarse por la noche y aliviar el estrés. Se recomienda permanecer en la postura durante cinco minutos, con los ojos cerrados, usando un antifaz calmante si se desea.

En esta postura en que levantamos las piernas hacia el techo, la sangre puede volver corriendo hasta el corazón. Eso ayuda en su calidad relajante.

Postura del cadáver (Savasana)

Colocamos el cuerpo en modo de reposo con una simple postura de cadáver, enfocando la atención en el cuerpo y la respiración, y dejando a un lado las preocupaciones del día.

Torsión espinal supina (Supta Matsyendrasana)

Esta postura retorcida reclinada se puede realizar fácilmente en la cama antes de dormirse. Acostarse sobre la espalda y llevar la rodilla derecha hacia el pecho y luego pasarla hacia el lado izquierdo. Extendemos el brazo derecho y llevamos la mirada a la derecha, tomamos varias respiraciones profundas y luego repetimos en el otro lado. Una variación de esta postura es tratar de llevar las dos piernas hacia arriba y luego a cada lado.

Con el balanceo y los giros suaves aliviamos la tensión a lo largo de toda la columna vertebral y también ayudamos en la digestión y ayudamos a expulsar hacia fuera parte de la tensión de día.

Torsión espinal Sentada (Ardha Matsyendrasana)

Al igual que el giro en posición supina, el giro espinal sentado puede crear una sensación de relajación en el cuerpo mientras se estira suavemente la columna vertebral. El estiramiento se puede practicar con ambas piernas dobladas o con una extendida.

Mariposa de apoyo (Supta Baddha Konasana)

Una variación de la pose de la mariposa básica es la mariposa de apoyo que puede ayudar al cuerpo a entrar en modo de reposo. Nos acostamos sobre la espalda - en la cama o en una colchoneta - y juntamos los pies en el centro, extendiendo las rodillas en forma un diamante. Si las caderas son muy estrechas y sentimos una postura demasiado intensa, podemos poner una manta o cojín doblado debajo de cada una de las rodillas.

Manteniendo la posición llevamos una mano al corazón y otra mano al vientre. Respiramos profundamente observando el movimiento de la respiración dentro y fuera del cuerpo.

Respiración nasal izquieda (Surya Bhedana)

Para probar este ejercicio de respiración relajante (pranayama), podemos sentarnos con las piernas cruzadas o acostarnos sobre el lado derecho. Cubrimos la fosa nasal derecha con el pulgar y extendemos los demás dedos. Luego tomamos de cinco a 10 respiraciones profundas por la fosa nasal izquierda.