Yoga para adelgazar

Relajación con el yoga para adelgazar

Conexión entre el estrés, alimentos y peso

Yoga para adelgazar

Ha sido comprobado que relajarse mediante las clases de yoga tiene un efecto positivo sobre la cintura. En una reciente encuesta de la Asociación Americana de Psicología de más de 1.800 personas, el 43 por ciento de los encuestados admitió haber comido en exceso cuando están estresados​​. Y las mujeres eran más propensas a comer debido al estrés que los hombres.

El estrés actúa como una propia guardia personal que se lanza a modo de defensa frente a una amenaza. En el centro de este esfuerzo se encuentran las glándulas suprarrenales, que lo protegen al desencadenar las hormonas cortisol y la adrenalina. Es probable que tengas una buena idea de lo que hace la adrenalina. La adrenalina nos da un chute al instante de energía para poder hacer frente a los conflictos o alejarnos ante ellos por completo (la respuesta de lucha o huida). El cortisol es más como una madre sobreprotectora cuya única misión es alimentarnos y nutrirnos, y sus efectos son difíciles de perder. Puede hacer que queramos comer todo lo que vemos, de preferencia alimentos que son altos en grasa y azúcar, las fuentes de energía de nuestro cuerpo los pueden utilizar a toda prisa.

Algunos científicos creen que el cortisol también se mete con las señales que controlan el apetito y la sensación de saciedad, por lo que estar estresados, puede hacernos anhelar un postre, incluso después de una comida abundante. Lo que es peor, cuando el estrés crónico hace que nuestros niveles de cortisol se mantienen altos, puede tener efectos a largo plazo sobre nuestro peso, debido a que la hormona estimula nuestro cuerpo para almacenar grasa en lugar de quemarla. El cortisol también reduce la producción de testosterona, lo que vale la pena señalar si estás tratando de adelgazar. Los niveles crónicos bajos de testosterona pueden disminuir la masa muscular, lo que en última instancia ralentiza el metabolismo. Y esto significa que se quema menos grasa eficientemente.

Posturas de yoga para adelgazar

Pero el yoga puede ayudar a reducir el estrés y los niveles de cortisol. Los investigadores midieron los niveles de esa hormona en mujeres voluntarias antes y después de participar en clases de yoga para un estudio publicado en el Medical Science Monitor. Sus resultados mostraron que los niveles de cortisol de las mujeres disminuyeron después de tomar las clases de yoga. Y otro estudio, en Terapias Alternativas en Salud y Medicina, encontró que las personas que practican yoga con regularidad durante cuatro años o más en realidad ganaron menos peso con el tiempo que los que no lo hacen yoga.

Las siguientes poses se basan en el poder mental y ayudan a frenar los niveles de cortisol para que puedas comer mejor, poner en marcha tu metabolismo y quemar grasa de manera eficaz. Además es posible llevar a cabo los ejercicios de yoga para adelgazar en casa

.

Adelgaza con esta rutina de Yoga

En esta rutina, el cuerpo se mueve a través de posiciones desafiantes que invocan todos sus músculos a trabajar en nuevas formas para quemar más grasa. La realización de estas posturas no es fácil, pero hace milagros en la fuerza central y la concentración.

Debemos mantenernos en cada postura durante cinco inhalaciones y exhalaciones profundas, a menos que se indique lo contrario, a continuación, repetir la secuencia completa en el otro lado. Practicar esta rutina cuatro veces a la semana para ver como la grasa del cuerpo disminuye.

Posturas de yoga para adelgazar

Tabla/Plank:

Tu cuerpo se sostiene sobre tus manos y rodillas. Se meten los dedos de los pies y estiran las piernas por lo que tu cuerpo dibuja una línea horizontal. Desde los omóplatos, y extendiéndose hacia delante a través de la parte superior de la cabeza, y llegando de nuevo a través de los talones. Se debe mantener la posición durante 60 segundos.

Perro Cabeza Abajo/Down Dog

Empezamos a cuatro patas. Separamos los dedos a lo ancho del tatami. Metemos los dedos de los pies, levantamos las caderas hacia arriba y hacia atrás, y extendemos las piernas. Presionamos con los hombros hacia el suelo y relajamos el cuello. Presionamos las palmas contra el suelo. Caminamos hacia atrás, tiramos hacia arriba a través de las caderas, y presionamos los talones hacia abajo.

Perro Cabeza Abajo Split/Down Dog Split

Con la posición de yoga del Perro Cabeza Abajo, levantamos la pierna derecha hacia atrás, con el pie flexionado. Mantenemos las caderas al ras del suelo. Llegamos a la parte posterior de la pierna extendida.

Perro Cabeza Abajo Rodilla al frente

Desde la misma posición del Perro, inhalamos y nos levantamos sobre los dedos del pie izquierdo, a la vez que llevamos la rodilla derecha a tocar nuestra frente. Mantenemos las caderas levantadas. Exhalamos y regresamos para bajar a la posición del perro de nuevo. Repetimos el movimiento cuatro veces más.

Low Lunge

De pie con los pies abiertos a la anchura de las caderas y los brazos a los lados. Damos un paso adelante con el pie derecho. Inclinamos hacia delante desde la cintura y tocamos con las manos el suelo a cada lado del pie derecho. Doblamos ligeramente las rodillas y damos un paso atrás con la pierna izquierda, en una estocada baja. Empujamos a través del talón izquierdo y hundimos abajo las caderas.

High Lunge

Desde la posición de yoga Low Lunge o estocada baja, levantamos las caderas hasta que el muslo derecho quede paralelo al suelo. Extendemos los brazos hacia arriba pegados a las orejas y relajamos los hombros. Ponemos un poco de peso sobre el pie izquierdo, alcanzamos el talón hacia fuera detrás nuestro para lograr estabilidad.

Lunge Alto con giro

Llegamos con el brazo izquierdo hacia adelante y el brazo derecho hacia atrás y giramos el torso hacia la derecha. Relajamos los hombros y miramos hacia atrás por encima de nuestra mano derecha.

Triángulo Rotado

Bajamos las yemas de los dedos de la mano izquierda hacia suelo fuera del pie derecho. Abrimos los hombros hacia la derecha y extendemos el brazo derecho hacia arriba. Traemos el pie izquierdo hacia adelante unos 12 centímetros y presionamos el talón hacia abajo de modo que los dedos apunten un poco hacia el lado izquierdo. Estiramos las piernas.